La última actualización de Windows 10 provoca dolores de cabeza a los jugadores

Si no has instalado la última actualización de Windows 10 quizá serás mejor que la aplaces hasta que Microsoft publique un parche para solventar distintos problemas que están lastrando la experiencia de los jugadores en PC.

A pesar del intento de Microsoft para mejorar en la estabilidad, el ecosistema de Windows es un ‘monstruo’ en número de aplicaciones, controladores y componentes de hardware de los 900 millones de equipos donde se instala. Microsoft no es capaz de ajustar todo al 100% y la historia se va repitiendo con cada actualización: soluciona problemas, pero provoca otros.

La última actualización de Windows 10 ha puesto en jaque a la comunidad de jugadores. Las quejas han llegado al notar caídas significativas en rendimiento, velocidades de fotogramas inestables, tartamudeos e incluso bloqueos completos del sistema con «pantallas azules de la muerte» cuando jugaban a títulos triple-A como Doom Eternal, Red Dead Redemption 2, Overwatch y Call of Duty: Warzone.

Otro grupo de jugadores están experimentaron problemas con la función de sincronización vertical (V-Sync) que previene el conocido screen tearing cuando la tasa de refresco del monitor no es capaz de alcanzar los FPS que salen de la tarjeta gráfica. También se han reportado problemas en equipos que tenían el cliente de la plataforma social Discord ejecutándose en segundo plano mientras jugaban.

Fuente – muycomputer